Posteado por: desparpajado | 07/01/2009

Henri Cartier- Bresson


sin-titulo-11

El flash fotográfico de hoy está dedicado a Henri Cartier- Bresson. ¿Quién fue él? Para quienes no lo saben o tal vez no lo recuerdan, el tal Cartier- Bresson fue un célebre fotógrafo francés, considerado por muchos como el padre del fotorreportaje. Predicó siempre la idea de atrapar el instante decisivo. Es decir, su filosofía de trabajo  consistía en poner la cabeza, el ojo y el corazón en el momento durante el cual se desarrolla el clímax de una acción.

Nació el 22 de agosto de 1908 y falleció el 2 de agosto de 2004.  A lo largo de su carrera tuvo la oportunidad de retratar a personajes de la talla de Pablo Picasso, Henri Matisse, Marie Curie, Fidel Castro y Ernesto Guevara. También cubrió importantes eventos como la muerte de Gandhi, la Guerra Civil Española o la entrada triunfal de Mao Zedong a Pekín. Además fue el primer periodista occidental que pudo visitar la Unión Soviética tras la muerte de José Stalin.

De haber nacido en Venezuela, hubiese sido catalogado como OLIGARCA  por el inquilino de Miraflores, ya que perteneció  a una familia de la alta burguesía (de París obviamente).  Sus padres le inculcaron el gusto por el arte,  especialmente por la pintura. En 1931 despertó su interés por la fotografía y en 1933 obtuvo la primera Leica con la que consiguió fotografiar al sujeto de una forma discreta, sin distraerlo.

Su primera exposición tuvo lugar en la Galería Julien Levy de Nueva York en 1932, además ese mismo año publicó también su primer reportaje en la revista Vu. En 1937 empezó a trabajar para varias revistas y periódicos como reportero gráfico.

Junto a su esposa, la también fotógrafa Martine Frank, creó en el año 2000 una fundación encargada de reunir sus mejores obras, situada en el barrio parisino de Montparnasse. Y un año antes de morir, se interpretó a sí mismo en el documental biográfico dirigido por Heinz Bütler.

Su técnica

Con respecto a su técnica cabe destacar que fue un fotógrafo que se distinguió por saber  componer con rigor, observar los gestos, las yuxtaposiciones de elementos y disparar en el breve instante en que todo ello crea un conjunto significativo, lo que él definió como el momento decisivo.

Está fuera de toda duda su habilidad para buscar las ocasiones y preservarlas en los 35 mm en su actividad como “fotógrafo de la calle”. No en vano era considerado un maestro en esa detención del tiempo con sus “dibujos instantáneos”.

Otro aspecto técnico interesante que puso en práctica fue su tendencia a jamás recortar los negativos, se positivan completos, sin encuadrar ni cortar nada. Eso denota una composición rigurosa, previa a la toma.


En la década del 50 publicó un libro titulado Images a la sauvette, el cual es todo un legado y compendio del significado, técnica y utilidad de la fotografía. En uno de sus campos preferidos, el retrato,  ha dejado todo un rosario de personajes del siglo XX prisioneros para siempre. De ahí derivan las implicaciones sociales de sus trabajos, pues son enormes al registrar un mundo humano en su contexto.


Una pequeña muestra de su trabajo fotográfico


1

4

21

31

6

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: