Posteado por: desparpajado | 15/03/2010

El desparpajo en Rubem Fonseca


Siempre lo he dicho: no tengo un escritor preferido.

A la hora de comprar libros, contrario a lo que muchos piensan, me gusta pasear por los estantes de las librerías durante horas, caminar por un laberinto literario (imaginario), a través del cual puedo revisar portadas, leer sinopsis, disfrutar el olor a papel y tinta… hasta que alguna obra me hable, me guiñe un ojo y atrape mi atención. Es así como elijo los libros. Jamás llego preguntando por un autor o título en específico, menos si se trata de una obra que está de moda.

A través de esta dinámica de selección (muy propia, además), conocí un par de libros de Rubem Fonseca, escritor y guionista de cine brasileño. Sus trabajos generalmente retratan- con estilo seco, áspero y directo- la lujuria sexual y la violencia humana, en un mundo donde marginales, asesinos, prostitutas, delegados y miserables se mezclan.

Fonseca dice que un escritor debe tener el coraje de mostrar lo que la mayoría de la gente teme decir. Y yo estoy totalmente de acuerdo con él.

Tuve la oportunidad de leer “Agosto”“El Salvaje de la Ópera”, dos de sus más importantes obras, quedando gratamente sorprendido por la habilidad que tiene al narrar historias con ese aire burlesco y serio que los autores más clásicos critican. Cuestión de estilo que llaman.

Desde entonces, e influenciado también por otros escritores que- al igual que Fonseca-  hacen gala de un humor negro casi insoportable, he intentado desarrollar el sarcasmo y el desembarazo como vías de expresión. De este intento, por ejemplo, nació el nombre de mi blog: DESPARPAJADO.

Y hoy, precisamente, me he topado con un ensayo escrito por Guadalupe Ángeles, llamado “El desparpajo en Rubem Fonseca”. Este ensayo está dedicado al análisis del estilo literario del escritor antes mencionado.

Al final de este post está el link  para quienes deseen leerlo  con todos sus puntos, comas y demás signos. Para quienes prefieren los textos sintetizados, aquí dejo el fragmento que más me impactó, quizá porque justifica al desparpajo como virtud de cualquier escritor:

» Consciente de que todo estudioso e incluso, todo lector, habrá de estar en desacuerdo con esta idea de considerar el “desparpajo” como una virtud en la obra de cualquier autor, acudo rápidamente, como buena despistada, al diccionario, y encuentro: Desparpajo: facilidad y desenvoltura en el hablar o en las acciones. Desvergüenza, y/o: suma facilidad o desembarazo en el hablar o en las acciones.

Así, con esa facilidad de expresión, me convenció este brasileño (como si esa hubiera sido su intención) para ir, cada vez con mayor frecuencia, a leer las páginas de sus libros, porque desde las primeras experiencias que tuve con su lectura, me di cuenta que, sin duda, es un desparpajado, y como desparpajado es aquel que se burla sin recato hasta de sí mismo, le tomé el gusto a seguirlo en ese talante, como si las barbaridades que narra tuvieran que leerse así, convencidísimos de que nos cuentan algo real, o dándole oportunidad al pensamiento de creer que todo es fantasía, ya que imagino que no habla de cosas que le han contado, aparte y en consideración de la caja de sorpresas que es todo ser humano, bien puede ser verdad lo que parece mentira en sus textos.«

Espero que lo disfruten.

http://gaceta.udg.mx/Hemeroteca/paginas/323/323-24.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: